Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame Compartir en Tumblr


EL TOCHO
#230 – El rescate, ilustrado
Viernes 15 de junio de 2012, 10:41

A la mayoría, hoy no os voy a contar nada nuevo; desgraciadamente el tipo de público de XDComics y el tipo de público frente al que el Tocho ® que estoy empezando a escribir en estos momentos tendría alguna utilidad constructiva no tienen intersección alguna.

El otro día, poco después del no-Tocho que os ofrecí, sí me sentí con fuerzas de escribir un dilatado comentario en Pregoneros que resume mis sentimientos de una forma bastante completa; noto que el sistema me está llenando de una rabia que no es natural en mi. Yoda dijo que el miedo es el camino al lado oscuro; que el miedo lleva a la ira, la ira al odio, el odio al sufrimiento. La referencia es friki, sin duda, pero increíblemente certera. En la raíz de todo este problema, está al fin y al cabo el miedo.

Recuerdo haber tenido miedo, si.

La primera referencia a una crisis económica global la tuve en un artículo en un blog perdido de la mano de Dios, creo recordar que en 2007, antes incluso de los tiempos en que Zapatero no hablaba siquiera de desaceleración. Aquel sencillo escrito hablaba de la crisis económica, soberana, de deuda y del euro con una precisión que a medida que pasan los meses no dejo de encontrar fascinante. Hablé de ello con mi familia más inmediata, un grupo de gente inteligente, relativamente cultivada y que no teme informarse, españoles por encima de la media, podríamos decir. Ninguno de ellos se creyó ni media palabra. Gracias a aquella información que un tipo cualquiera proporcionó libremente a todos los internautas, supe lo que iba a pasar literalmente años antes de que de hecho pasase.

Por eso, la primera vez que escuché la posteriormente repetida hasta la saciedad mentira de que nadie podría haber previsto esta crisis, pasé miedo. Vi muy pronto la cara que hoy casi todos vemos en los políticos; marionetas sin mente ni corazón, sin alma y sin poder alguno, que se limitan a atemorizarnos con un profundo mal hipotético para hacernos desear el mal menor real, en su labor eterna de servidumbre a poderes que llegan muchísimo más allá de lo que podemos imaginar. Pregoneros de las mentiras de la deuda, actores mercenarios que comparten camerino y trabajan unas horas al día desde los dos lados de un mismo escenario de teatro, para enmascarar la estafa global con una tragicomedia bipartidista. “La culpa es de ustedes”. “No, la culpa es de la herencia de ustedes”.

La culpa no es de unos ni de otros. La culpa no es del fontanero que trabaja en negro, ni del abuelo que se va al ambulatorio porque se aburre, ni del sueldo de los controladores aéreos, ni del reloj de Rafa Nadal, ni de las prebendas de los políticos, ni de tener demasiados funcionarios, ni del absentismo laboral, ni de la represión policial, ni de “el sistema de pensiones es insostenible”, ni de “aquí si realmente hubiera cinco millones de parados se iba a montar la revolución”, ni de “el problema es que vivimos en la cultura de la picaresca y el mínimo esfuerzo”, ni de mi polla en la boca de todo el que se crea semejantes falacias. Me cabrea presenciar debates de este tipo entre ciudadanos.

El mundo lo mueve la caldera más jodidamente ineficiente del mundo, una que puede calentar una habitación por cada millón de toneladas de madera que consume. Un aparato viejo y destrozado que requiere que todos le echemos leña constantemente para calentar a un 0,5% de nosotros, porque al parecer de su bienestar depende el nuestro. Y, cuando llega el jodido invierno, nos dedicamos a discutir si ellos deberían alejarse un poco del fuego para que nosotros nos sintamos mejor o si el abuelo Zacarías debería sacarse la astilla que se ha clavado él mismo para no interrumpir a los demás.

Aquí no hay más culpables que los mismos diseñadores del capitalismo, y desgraciadamente ya no les tenemos a mano.

¿Miedo? Sí, tuve miedo. Miedo del futuro, de la clase de mundo que le dejamos a nuestros hijos, de la clase de país en que intento ser un profesional de la tecnología, de la alarmante indiferencia de mis conciudadanos, de la facilidad con que nuestros antidisturbios golpean a estudiantes y amas de casa.

Pero la realidad es que se ha iniciado un proceso inevitable de derrumbamiento del sistema tal y como lo hemos entendido siempre, a nivel global, y es ese conocimiento inmutable el que me ha hecho abandonar el miedo, porque ni yo, ni tu, ni Rajoy, ni los mercados pueden evitar el final de este sistema más de lo que cualquier individuo o colectivo podría detener una avalancha. Es una cuestión de tiempo; una vez se conocen las razones de la crisis, se entiende que, en el fondo, no importa que en esta ocasión todo pase, Europa pague la deuda con unos cuantos derechos y volvamos a las andadas. No importa. La próxima vez será peor. O tal vez la siguiente. Pero esto se va a hundir, y os juro que lo único que quiero es verlo. Aquel miedo me ha llevado ya hace mucho a la rabia y al odio.

De modo, querida España, que escúchame un segundo; soy un joven normal, con un trabajo milagrosamente estable e ingresos actuales que, dado el contexto, casi podrían denominarse como  ”clase obrera privilegiada”. Tengo un piso pequeño y protegido por el que pago una miseria, voy a casarme y amo la no violencia, las herramientas democráticas y el diálogo. Soy de izquierdas, moderado y no antieuropeista.

Y sin embargo, te las has apañado para que desee ver tus calles en llamas. Quiero ver a tu pueblo levantarse, encadenarse a las puertas del Parlamento, quemar sucursales del banco Santander, interrumpir a corresponsales en la calle para romperse la garganta con gritos subversivos. Quiero visceralmente que llegue un punto en que la lucha no sea con sentadas ni con gritos silenciosos. Quiero pintadas en los muros de la Moncloa, huevos en los Armani de quienes votan nuestros rescates y gasolina en las páginas de los periódicos deportivos. Quiero que todos los españoles odien de una vez el sistema tanto como yo. Quiero que ocurra en todos los pasíses. Quiero que lo que tiene que pasar pase de una vez.

Así que imagina qué deben pensar todos los que tienen menos suerte que yo. A mi es lo único que me da esperanzas.

Monroe
COMENTAR

Nombre

Email

Web (opcional)
Mensaje

Adri_Phaustho
Viernes | 15/06/2012 | 08:53

Muy interesante el Tocho y la tira. Desde luego la crisis no es culpa de los pequeños problemas, sino de las raíces del sistema pervertido que nos rige; estoy totalmente de acuerdo. [Prime.]

Quizás añadiría también el egoísmo de la humanidad, pero estaría siendo redundante…

Orestes
Viernes | 15/06/2012 | 09:01

/clap

Nada más que añadir.

Megachix
Viernes | 15/06/2012 | 09:09

Me siento profundamente orgullosa de ser tu futura esposa.

Draug
Viernes | 15/06/2012 | 09:20

Acabo de dejar un señor tocho en esa entrada de Pregoneros, tocho que voy a copiar y pegar, porque ha sido ver la tira y acordarme de todos los muertos de nuestros gobernantes. Es el efecto que querías, Mon. Lo has conseguido. Y por ello te felicito y comprendo.

Bien… aquí, en España en particular y en todo el mundo en general, todos estamos, en mayor o en menor medida. Mal. Muy mal. Descaradamente mal.

Lo malo es que más de uno no podemos alzar la voz, e incluso en nuestro entorno hay quien nos dice que así mejor, que cuidado con lo que dices, sobre todo en Internet, porque tu futuro está en juego por tener una opinión, aunque solo puedas verterla por Internet.

Y no hacemos nada.

Veo cómo el mundo se va yendo más y más a la mierda, cómo las mentiras de nuestros políticos dejan de ser engañifas a convertirse en grandes embustes en el que directamente nos toman a todos como gilipollas. Cuando vi la rueda de prensa de De Guindos el sábado pasado, le tuve que gritar a la televisión “¡HIJO DE LA GRANDÍSIMA PUTA!”, porque la cantidad de mentiras y la chulería que destilaba el impresentable de “nuestro” ministro de Economía solo podía indignarme… pero no podía hacer nada más.

Tan culpable me hace sentir pensar en que ojalá todo reviente como el querer hacer algo y no poder, el sentirte impotente porque tienes ideas, tienes deseos, pero no puedes realizarlos porque estás condicionado, por tu entorno tanto laboral como social, que prefiere la obediencia servil a lanzarse al ruedo y dar la vuelta a la tortilla. Te meten miedo, te convencen de forma sutil, o no, de que lo mejor es que estemos a salvo en nuestra burbuja y tengamos cuidado con los objetos punzantes.

Cada vez que pienso en cambiar de aires, miro a mi alrededor y veo que ahora mismo podría estar incluso mucho peor, sobre todo porque sabes de gente, y no estoy precisamente en un camino de rosas… a menos que sean rosas a las que han despojado de todos sus pétalos y se han asegurado de que las espinas estén bien afiladas. ¿Recordáis la burbuja que comentaba? Pues eso: hacer malabarismos entre las espinas, porque si estalla, TE JODES.

Los malabarismos que hago, los marrones con los que tengo que tragar, las estupideces que tengo que escuchar de mis superiores, gente que no tiene siquiera una pizca de empatía… y tengo que tragar con todo eso. E incluso con este miedo de “mañana podrían despedirme y no dar razones, por mucho que esté haciendo lo mejor y más que puedo ofrecer”, tengo que considerarme un afortunado, porque podría estar en la calle, sin un techo, o mendigando a mis padres porque su hijo, un hijo con estudios y que se esfuerza por ser mejor profesional y persona, dejándose la salud, el tiempo libre y otras cosas en demostrar su valía, no encuentra sitio en un país y un sistema decadentes, sea porque está demasiado preparado para un “reino” de paletos o porque la gente demasiado buena en general no se merece que le pase algo positivo.

Y este miedo, al paso que vamos, se puede convertir en ira, no sé si a la altura de la de Mon, pero puede ocurrir. Una ira que puede empezar, sí, gritándole al televisor, pero puede acabar en algo más gordo.

Tengo casi tanto miedo de convertirme en un borrego (si es que no lo soy ya) como de estallar, aunque esté más que justificado, porque nos están recortando por todos lados, y muchos no se dan cuenta. Y de los que nos damos cuenta, observamos horrorizados que, por el momento, poco o nada podemos hacer, por imposibilidad real o por miedo.

Y ojito: si tienes una actitud moderada de izquierdas, te llamarán rojo y te pondrán al nivel de “los comunistas de Cuba y China”. Y ya sabéis que cuando dicen eso, es que te consideran poco más que escoria que no piensa en los demás, solo en berrinches.

Marras
Viernes | 15/06/2012 | 09:25

¿Mon? ¿Por qué no te defiendes? Podrías haberle hecho tu bankai y haberlos destrozado a los dos…Tú antes molabas D:

Por otro lado, muy buena tira, muy buen tocho y una pregunta: si ese monigote representa a Rajoy, ¿dónde están las eses con rehilamiento que más que eses parece que son pársel?

Panov
Viernes | 15/06/2012 | 09:26

Solo un paso más allá… El ser humano no está capacitado para organizarse a nivel global porque es eminentemente individualista… El primer homínido que vivía exclusivamente rodeado de su familia y cuya supervivencia dependía únicamente de su capacidad era infinitamente mas feliz que el campesino medieval que dependía de que un señor defendiera sus tierra a cambio de media cosecha… y ese campesino era infinitamente mas feliz que nosotros, ya que nuestra supervivencia depende de entelequias que nadie comprende, posee, ni sabe donde están…

El problema está en que nos empeñamos en vivir como hormigas y somos monos. Por eso un sistema como este, que nos trata como hormigas, está siempre, abocado al fracaso.

pablorc
Viernes | 15/06/2012 | 09:29

No suelo postear mucho en webcomics ni nada aunque os sigo desde hace mucho. Formo parte de esa población “privilegiada” que puede vivir un mes entero comiendo entre 3 y 5 comidas al día viviendo con su pareja, aunque desgraciadamente solo trabajando yo. Me siento afortunado de como he llevado la vida y de la suerte que tuve para conseguir estabilidad laboral con solo 22 años.

Y no puedo hacer más que suscribir el Tocho letra por letra Ojalá llegue el cambio real, y no ese que se vendía en alegres carteles y delante de gente aborregada. Ya en la tira anterior quise comentar pero para no decir nada que aporte pasé, pero después de eso no puedo alegrarme de no ser el único que piensa así. Que los mineros que tantas nos están liando aquí en Asturias dejen de cortar carreteras y molestar a sus iguales y busquen a quienes realmente son los culpables de sus movilizaciones (sin decir nada de si son correctas o no las razones, pero lo que están haciendo es necesario).

Ánimo para lo que nos queda, que no es poco. Y felicidades por la boda, gracias por el genial trabajo que haceis aquí y por todo lo demás.

El rescate, ilustrado
Viernes | 15/06/2012 | 09:44

[...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos 1 clics El rescate, ilustrado   http://www.xdcomics.net/2012/06/230-el-rescate-ilustrado/  por LarryWalters hace 5 [...]

Lu
Viernes | 15/06/2012 | 10:12

La tira muy bien. Una forma ilustrada y graciosa (dentro de lo que cabe) de representar la situación actual.

Pero creo que vale la pena comentar el Tocho.
Muchos de los que nos pasamos por aquí suscribimos tus palabras. Puede que no hace unos meses, ni, por supuesto en 2007, cuando un visionario en internet te abrió los ojos. Probablemente me hubiese reido en tu cara si me hubieses hablado entonces del escenario que tenemos ahora. Asi tal cual.

El problema que veo a todo tu comentario es único y, de nuevo, común a casi todos los que vengan aquí a comentar.
Deseas fuego, quieres que las calles ardan y que todo explote de una vez. Muchos lo quieren, que coño, yo lo quiero.
Pero lo queremos desde casa, desde el ordenador, a traves de Tochos y comentarios. Deseamos pintadas en la Moncloa, huevos en trajes y antorchas en las calles, pero deseamos que las pinten, los arrojen y las enciendan otros; más desesperados, sin nada que perder.
Miramos a los griegos incendiar Atenas con “envidia” desde un video en una página de Facebook y lo comentamos en Twitter.

De todas formas, yo tengo miedo. Tengo miedo de que todo lo que deseo finalmente pase…

Draug
Viernes | 15/06/2012 | 10:24

@Lu

Ese es el miedo del que yo también hablo en el tochocomentario que he dejado, de estar cómodos en casa, porque si no a nosotros nos putean, nos ven como un antisocial antisistema, nos amenazan con quitarnos el trabajo o directamente nos echan por pensar y actuar de una forma…

Es ese miedo contradictorio de “no quiero convertirme en un borrego, pero tampoco quiero estallar y hacerme daño”. Estamos tan condicionados que incluso expresarnos por Internet ya nos parece un logro. Pero no pasamos de ahí. Y así seguiremos hasta que alguien tire la primera piedra y se líe la de Grecia… o peor incluso.

Lu
Viernes | 15/06/2012 | 10:31

@Draug

He escrito antes de leer los comentarios, pero sí, creo que es un poco eso. Hay mucho miedo… La cosa parece que se está quedando en un triste blanco y negro de o arrasas con todo, o no te quedarás sin nada… Pero la gente vive en el gris de quedarse con lo que tiene, y punto.

Megachix
Viernes | 15/06/2012 | 11:01

Eeees que es “muy fácil” querer que todo explote y sentirte valiente unicamente con el hecho de expresar “publicamente” en internet qué es lo que piensas realmente, como dice Draug. Pero si el día de mañana se lía, de verdad, de liarse parda en serio, con muertos, sinceramente yo no quiero ni ser uno de esos muertos ni quiero que mi futuro marido lo sea.

Creo que ese es el miedo real que tenemos todos. Por otro lado, a un abusón hay que plantarle cara, y si algo nos están demostrando los mineros, es que cuando le plantas cara al abusón, lo que hace este, es ir corriendo donde la profe y acusarte de que eres fuerte.

La pregunta aquí es, de cara a una serie de revueltas sociales no pacíficas ¿hasta dónde estarían dispuestos a llegar los gobernantes para callarnos la boca?. Han demostrado que ante una turba pacífica están dispuestos a llegar muy lejos, pero ¿y contra una turba violenta?.

Creo que si se esfuerzan tanto porque no haya rebelión, será porque no quieren que se les vaya de las manos, porque si se les fuera de las manos, a lo mejor tendrían que tragar.

A lo mejor el lobo no es tan fiero como lo pintan. No lo se. Pero lo cierto es que yo también tengo miedo de que se cumpla nuestro deseo, porque nuestro deseo implica sangre y ninguno de nosotros sabe en realidad lo que es eso.

¿Cómo le pierdes el miedo al daño físico? Puede parecer una tonteria pero me hace preguntarme si estuvo tan mal aquello que le hizo V a la dulce Natalie Portman.

La mayoria no tenemos ni idea de lo que es una revuelta, de lo que es que un tío mucho más grande, preparado y armado que tu, te persiga para darte de hostias. Eso solo pasa en las películas y en “paises que no son el mío”. ¡Por amor de dios, pero si veo un pajarito muerto en el pueblo y se me saltan las lágrimas!. Personalmente no duraría ni 5 miuntos.

Lo terrible es que nos tengamos que plantear EN SERIO prepararnos para enfrentarnos a algo así.

LeN
Viernes | 15/06/2012 | 11:07

Yo solo quiero decir que Mon en estas últimas tiras sale con mucho pelo en la cabezo y creo que deberíais verlo en estos momentos… xD

Blocker
Viernes | 15/06/2012 | 12:01

Seguramente me caiga una somanta de palos por lo que voy a decir, pero bueno.

A mi lo que me hace gracia son esos manifiestos “revolucionarios” que todo el mundo (yo incluído) lo hace con mayor o menor talento. Esa “llamada a las armas”, “levantamiento de la case obrera” o “nueva revolución francesa 2.0: Ahora a por los burgueses”. El problema viene cuando haces la pregunta ¿Y luego qué? y nadie sabe qué decir (y tú tampoco pones en tu tocho).

Romper es sencillo, arreglar no. Quejarse es gratis y no requiere esfuerzo, proponer soluciones o alternativas no (y tú, con tu profesión debes conocer de primera mano que estas premisas son invariablemente ciertas). Si algo aprendí cuando estudiaba ciencias sociales es que ningún sistema es erróneo sobre el papel, hasta que aparece el ser humano, de forma que si cae el capitalismo y comenzamos a crear una sociedad basándonos en (una hipótesis) el comunismo modernizado, éste volverá a caer, porque los que alcancen el poder volverán a ser codiciosos y, permitidme la vulgaridad, unos pedazo HIJOS DE PUTA. Por ello no puedo creer que la solución sea el cargarse revolucionariamente un sistema de gobierno, sino mas bien promover movimientos ciudadanos para conseguir la honradez de los que lo rigen, honradez cuya desaparición nos han llevado al miedo, rabia y odio que comentas.

El mayor problema viene cuando hay que arriesgar algo para conseguirlo, y ahí, casi todos los revolucionarios dejan de serlo para poder llevarse algo que comer a la boca todos los días. Tampoco puedo culparles, yo hago exactamente lo mismo.

Spiriel
Viernes | 15/06/2012 | 12:19

EYY!, pero recuerda ke españa ha ganado el mundial. Ya sabes lo demas parece ke da lo mismo.

Spiriel
Viernes | 15/06/2012 | 12:19

EYY!, pero recuerda ke españa ha ganado el mundial. Ya sabes lo demas parece ke da lo mismo.

Monroe
Viernes | 15/06/2012 | 12:22

A Blocker y Lu sobre todo,

Por supuesto que es fácil quejarse, llamar a las armas y hablar de que otros quemen bancos. Y dar alternativas muy difícil. Tenéis toda la razón. No me habréis leído un texto tan poco razonable en ese aspecto durante los últimos años.

Ahora solo estoy cabreado y cansado. En efecto, no tengo nada mejor que ofrecer que un discurso de rabia encorsetada. Cuando lo tenga, probablemente no usaré XDC como vehículo para transmitirlo.

Mis más sinceras disculpas a ambos y a todo el que piense, con razón, que esencialmente así no arreglo nada.

Joshua
Viernes | 15/06/2012 | 12:49

“Aquel miedo me ha llevado ya hace mucho a la rabia y al odio.”

El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio al sufrimiento, y el sufrimiento al lado oscuro. (me imagino que conoces de donde viene :) )

Sinceramente, me ha gustado mucho cómo atacas a las falacias que describes al principio porque estoy muy muy de acuerdo.

No obstante, aunque el capitalismo debería evolucionar hacía “otra cosa” en mi opinión, tomando como principio a Aristóteles “La mejor ciudad es la que tiene los mejores ciudadanos”, tengo la teoría de que cualquier sistema es válido. Sí, cualquiera.

El problema son las personas. Y lo que necesitamos es formar personas con conciencia crítica, que sientan y sepan la importancia de ser ciudadano. Aludiendo otra vez a la cultura de la Grecia Clásica, concretamente a la “Tragedia de los comunes”, nos deberían inculcar desde pequeños que buscando el MAYOR beneficio para nosotros mismos (por el más puro egocentrismo) a través de la búsqueda del MAYOR beneficio para la sociedad, obtendremos MÁS beneficio personal que de ninguna otra manera si y sólo si todos los ciudadanos lo quieren así.

En una utópica sociedad que verdaderamente sea así, ya daría igual que hubiera una dictadura que una anarquía, porque habría CONFIANZA mutua. El objetivo de reformar el sistema, en mi opinión, debe ser que éste permita reformar las personas.

Si muy bien, pero esto no es el país de la piruleta. Vale. Quiero poner este microrrelato:
“-Papá papá, ¿qué es la utopía?”
+La utopía, hijo, es como el horizonte. Caminas 10 pasos y se aleja 10 pasos. Caminas 2 y se aleja 2.
-¿Y para qué sirve papá?
+Para AVANZAR”

Pues antes de avanzar, fijemos bien el horizonte. El mío es ese.

Sigo.
La clave para forzar cambios en el sistema es la existencia de una masa crítica. Ésta puede ser pacífica o violenta. Pues bien, yo creo que aquí, ahora, es más fácil reunir una masa crítica pacífica que una violenta. Ayer y mañana son distintas reglas, distintas estrategias.

Ten en cuenta que hace muy pocos años en España (o la diferencia entre protestar aquí o en otros países) nos mataban por protestar. Sí, ahora no nos matan pero nos ignoran. Y eso nos permite seguir formando una masa crítica pacífica cada vez más grande.

Cada día más gente sabe más, aunque haya muchos que no sepan, pero “gracias” a la crisis hemos aprendido una barbaridad de cosas sobre cómo funciona éste país.

¿Deberemos usar algún día la violencia? Puede que sí, puede que no. Pero creo que ahora mismo no es la mejor estrategia, es contraproducente. Y la violencia es difícil de controlar.

Dejo mi tocho-reflexión aquí :)

Un saludo

Phantel
Viernes | 15/06/2012 | 13:27

Enhorabuena por plasmar de manera tan acertada el pensamiento de cada vez más gente :(

Mr.X
Viernes | 15/06/2012 | 14:03

Amén al Tocho®.

Siento que en un comentario no puedo condensar todo lo que quiero decir. Y no sé si otro Tocho® sería lo apropiado ahora mismo.

Veremos.

El Poderoso Luis
Viernes | 15/06/2012 | 15:07

Otro tocho sería adecuado, Mr X.

A mi la pregunta de ¿Qué hacer después de esta huelga masiva/rebelión/decapitación de la burguesía/revolución francesa? me parece un poco vacía, la verdad, y me sorprende que Monroe no pueda citar casos tan simples y conocidos como el de Islandia, en que encarcelaron a la gente que llevó su país a la ruina y ya están intentando mantenerse a flote. El sistema que metamos, y ahí si tiene toda la razón del mundo Blocker, acabará siendo mínimo la mitad de corrupto que el anterior, pero eso llevará tiempo. Durante unos momentos, se intentará mantener a flote el país, repartir el dinero más equitativamente, y dar de comer a los parados con cinco hijos como el objetivo principal en que se edifica esta “rebelión”.

Y tal vez se logre informar a la gente, para que este bipartidismo en que el caciquismo lo hacen los medios pase a ser algo más parecido a una democracia, como Alemania o los países nórdicos.

El problema es que si planeamos algo realmente violento, y no legal o político, como insinúa la rabia de muchos, nos estrellamos con el problema de Megachix: nos han quitado mucho, pero aún tenemos cosas que no cuestan dinero que perder, nuestros seres queridos. La inmensa mayoría de los españoles, incluyendo los parados, no querría unirse por la amenaza de que una de las cabezas cortadas sea la suya, la de su prometida, o la de su tío, que es policía.

Gon
Viernes | 15/06/2012 | 15:12

El último párrafo es exactamente lo que vengo pensando de unos meses a esta parte. No soy una persona que disfrute con eso, o fácilmente “exaltable”, pero joder, es que parece que ya no hay otra. Sigo diciendo que esto, en el siglo XIX no sería ya cosa de manifestaciones, sería cosa de revolución y asalto a los palacios.

El Poderoso Luis
Viernes | 15/06/2012 | 15:17

@Gon

¡¡ESTO CON ROBESPIERRE/RIEGO NO PASABA!!

Sergof
Viernes | 15/06/2012 | 15:50

Yo si que tengo miedo y no de la crisis económica, si no de la proliferación de gente que empieza a pensar que es legítimo y hasta guay imponer su opinión mediante violencia. Malditos fascistas disfrazados.

Nix
Viernes | 15/06/2012 | 16:16

La primera vez que oí hablar de la crisis fue, al igual que tú, bastante antes de que ocurriera. Fue en boca de mi padre. Era relativamente pequeña y mi madre y mis tías discutían sobre si comprar otra casa o no en el pueblo, ya que con el boom de la construcción estaban urbanizando una cantidad impresionante de terreno. Por entonces ya me disgustaba la idea, siempre me han dicho que soy muy práctica y es que veía eso como algo superfluo teniendo en cuenta el poco uso que le dábamos a la que ya teníamos y que además era heredada, así que no tenía hipoteca ni nada. Entonces mi padre lo advirtió. Me dijo que tenía razón, que era realmente algo superfluo teniendo en cuenta eso, y le dijo a mi tía que si quería comprar que se esperase, que todo eso iba a caer y la vivienda se iba a abaratar, mucho.
Años después, no demasiados, comenzó la crisis, mi padre nunca dijo algo así como “Os lo dije” a mi familia, pero quedó bastante presente en mí. Y ahora, cuando leo lo que escribes y la rabia que sientes comprendo un poco mejor a mi padre. Es un hombre tranquilo, aunque en sus años mozos fue bastante activo políticamente y ahora siente rabia, muchísima rabia.

rolo
Viernes | 15/06/2012 | 16:31

“Así que imagina qué deben pensar todos los que tienen menos suerte que yo. A mi es lo único que me da esperanzas.”

Soy miembro de familia de parados, estudiante, sin trabajo, y a punto de abandonar forzosamente la universidad nada mas empezarla por la cancelacion de las becas y el aumento de las tasas.

Voy a tener que cambiar mi proyecto de labrarme una carrera, y un futuro de vida, por racanear pelas haciendo de dependiente en mcdonalds (o el curromierda que se tercie y salga, si es que sale alguno).

Y mientras, veo como los bancos se llevan una cantidad de dinero que podria servir para, asi calculando de cabeza, pagar los estudios de seis millones doscientas cincuenta mil personas. Dicho con letra para que entre mejor, porque se dice pronto. Pero no, para mi futuro no hay dinero.

“Así que imagina qué deben pensar todos los que tienen menos suerte que yo. A mi es lo único que me da esperanzas.”

Personalmente, a mi tambien se me pasan ideas malignas en la cabeza. Pero no me hace falta ver sangre. Bastara con que pasen 30 años, y veremos lo que ha sido de un pais que decidio que invertir en educar a su poblacion era secundario. Que la investigacion sobra. Que los profesores no necesitan medios adecuados para hacer su trabajo.

Lo bueno del vicio es que conlleva su propio castigo, como decia aquel cómico.

Porque si algo tengo claro, es que yo aqui no me quedo. Que luche quien tenga fuerzas y ganas, yo me iré donde se me aprecie, y mi pais esta claro que no lo hace.

Kereck
Viernes | 15/06/2012 | 20:51

Monroe, no tienes que disculparte por el Tocho como has hecho en un comentario, cada uno tenemos nuestras opiniones, nuestros prontos, y cuando estamos quemados las sacamos a relucir con más facilidad. Es algo completamente normal.

Ahora bien, lo que pienso, y es algo completamente personal, es que no debería usarse XDComics para dar esta clase de opiniones o crear este tipo de debates. Le roba toda la esencia. XDComics se hizo grande a base de humor gamberro en el que os metíais con media población mundial u os dedicabais a mataros de las formas mas absurdas cada 2 tiras (¿¿y qué es eso de que ahora los personajes CAMBIEN de ropa??).

No se, no caigáis en intentar hacer un humor “serio” o mas típico, que en mi opinión valéis mucho más.

Un saludo.

Mr. X
Viernes | 15/06/2012 | 22:09

@Kereck

Sabemos cual es nuestro “sector” y créeme que más de una vez hemos dicho “No, esto no es muy “de videojuegos”, no podemos sacar este guión adelante”.

Sin embargo en esta ocasión nos hemos permitido una excepción y personalmente invité a Monroe a que se soltase con esta tira y este Tocho®.

red bat
Sábado | 16/06/2012 | 02:46

Yo con estas cosas no es que sea muy soñador, pesimista o lo que se quiera. Simplemente creo que esto es una mala racha (gordísima, eso si) y no me trago ni un resurgir de las cenizas para un sistema más moderado y justo ni un apocalipsis del proletariado quemando las calles. No creo en la capacidad para el cambio en este mundo de hoy en dia, y mucho menos creo que veamos deshacerse el capitalismo tal y como lo conocemos hoy dia. Ya sea por la apatía de la gente, por el miedo a perder algo o por pura y dura desorganización, como mucho habrá palos por las calles una temporada. En el caso de haber cambio, no va a ser de un día para otro. Sería algo a largo plazo. Muy largo. En caso de que haya cambios, ya sabemos que mucho de lo que está cayendo ahora mismo ha llegado para quedarse. Ojalá que no, pero aún tenemos que tocar fondo para ver que coño pasa.
Como han comentado, no hay alternativa sobre la mesa, como no la hubo en su momento al feudalismo. No fué llegar y decir “Hala, endiñamos la doctrina del capital y el libre mercado.” Simplemente la cosa fue evolucionando, no creo que sea algo que se pueda calcular, al menos de forma exacta.
Como se está viendo en la inefable gestión y total pitorreo de este embolado, aquí nadie piensa en otra cosa que salvar su trasero, ya sea dirigente político o barrendero. Lo que cambia es lo que te dejan hacer los que están encima tuyo. No hay más estratagia para el futuro que el “patapum pa´ riba” y el que venga detrás que arree, que yo salvo los trastos que pueda. Y creo que cualquier otra cosa no se puede pedir al ser humano. La gente está acojonada / cabreada por su futuro, por su trabajo, por sus seres queridos y sus preocupaciones. Llámese egoismo o supervivencia, hay algo de los dos y todo cristo barre para casa siendo muy solidario o poco.
Y así no se puede arreglar esto.
El otro día salió un economista o algo así en los Desayunos de TVE y le preguntaron, creo, si la deuda de Grecispaña, o la que toque, se podría pagar. Dijo que no, que era imposible. Que en algún momento alguien va a hacer un simpa o algo se va a desplomar porque es insostenible el churinguito. Básicamente, esto es un alargar la agonía. Patapum pa´ riba hasta el ridículo.
Y personalmente, yo me lo creo. (Porque nadie en las altas esferas ha tenido webos de soltarlo ante un micro, básicamente.) Estos años ha quedado demostrado que esto se cae y que estas medidas agravan el problema. Desde mi punto de vista, lo “mejor” que se puede hacer es tocar fondo de una vez. Si es inevitable, que sea cuanto antes, así antes se podrá salir o retocar la piltrafa que quede. Por lo menos nos quedaríamos tranquilos de tanto descenso a los infiernos.
Alguien va a perder. De momento están perdiendo los pringaos, pero en algún momento van a perder los gordos tambien. A ver quien es el primero en reconocer que la cagada ha sido monumental.
Ahora, en cuanto respunte algo y la gente vuelva a quitarse de encima estos miedos y preocupaciones, olvidense de quemar la calle.
En la calle sólo se queman los que pasean por ella. En el caso de que estallase algo, no nos quedaría ni el consuelo de ajustar cuentas.

red bat
Sábado | 16/06/2012 | 02:54

¿Que qué podemos hacer? No perder la esperanza, en lo que sea, hobbys, el amor, o luchar por un futuro. Como dicen los viejos “Lo único que no tiene remedio es la muerte”. Así que mientras no nos maten, siempre habrá alguna luz que nos permita seguir.

Drosky
Sábado | 16/06/2012 | 06:01

Aquí es cuando pensar y soñar con un apocalipsis zombie cae bien: Si los zombies “ganan” y el mundo queda convertido en una “Tierra de zombies” pues ni problema, ya todo muertos e inconscientes poco importa lo demás. Si los humanos terminan con los zombies, los que quedan tendrán la difícil tarea de reconstruir el mundo, con lo que se generará el ambiente de fraternidad e igualdad que dará lugar a un cambio social, político y todo eso…
Bromas aparte, excelente tira como siempre.

Garrax
Sábado | 16/06/2012 | 07:52

En Nicaragua solo hizo falta que mataran al director del diario La Prensa para que se armara una lucha revulucionaria armada para derrocar a los asesinos y luego diez años mas de querra civil para bajar a los que subieron con la revolucion.

Segun calculos de algunos por aca en unos tres años hay nueva guerra civil con el gobierno actual que se compone de cabrones de mierda del antiguo gobierno sandinista que nos estan metien en una deuda de no se sabe cuanto con el ALBA, Venezuela y Caruna.

Garbo
Sábado | 16/06/2012 | 11:42

http://www.youtube.com/watch?v=f0Lj-1jXPVk

Neyebur
Sábado | 16/06/2012 | 20:20

La mejor recreación que he visto de lo que nos está ocurriendo

Zelgadis1983
Sábado | 16/06/2012 | 20:30

Estamos todos muy cansados, pero es evidente que lo que tiene que pasar pasará. Se han tirado un año pegando impunemente a todo quisqui en las manifestaciones pacíficas, y llega un momento en que ese mismo cansancio se convierte en rabia y devuelves LAS MISMAS OSTIAS que te han dado. Y más si ves que no hay futuro, que tu situación empeora, que estás pasando hambre… Los mineros tienen unos huevazos tremendos, pero aún así son más pequeños que su dignidad. Pueden sentirse orgullosos de ser mineros, serán pobres, pero que leches, con dignidad y que no les da la gana a agachar la cabeza y no defender su pan y el de sus familias. ¿Y que no hay alternativas? Claro que las hay, hay muchas, se puede estar más o menos de acuerdo en todas ellas, pero lo normal es debatir y coger esa vía, la de la alternativa, no empeñarse en seguir alimentando al monstruo capitalista que está ya muribundo y sólo podemos retrasar su muerte, y con ella, la de muchísimos millones de personas. ¿De que ha servido a Grecia tantos sacrificios? ¿De que puede servir a Portugal? ¿O a nosotros? Están empeñados en no ver el problema…

lamari
Lunes | 18/06/2012 | 06:33

Me ha llegado tu cómic a través del facebook y tengo que felicitarte porque es de una calidad increíblemente buena. Pero siento mucho decirte que es lo único que me ha gustado. He empezado a leer tu comentario y creo que iba bien (muy parecido a todos los discursos izquierdistas que proliferan últimamente) hasta que has dicho que te consideras un amante de tu país y que por eso te encantaría verlo arder. Si eso es cierto permiteme que te diga que querer a algo, o a alguien y a la vez querer verlo arder, bueno, creo que es un poco contradictorio. Yo también soy española, tengo 27 años y tengo trabajo más o menos estable. Cobro 1000 euros, y pago una hipoteca de 800 euros. Soy ingeniera de telecomunicaicón, mi padre es taxista, mi madre, agente de viajes, y mi abuelo un banquero jubilado (anda!! fíjate!!) Vote al PP (llevo haciéndolo 9 años) y estoy tremendamente orgullosa de decir que lo he hecho. Y amo a mi país, a su bandera, himno, gente, lenguas, razas y todo lo que conforma este lugar (que tantos españolistas detestáis) y por eso haré todo lo que esté en mi mano para sacarlo adelante, aunque no sea políticamente correcto (dentro del varemo “de izquierdas” que muchos usáis para medir lo que es correcto o no) Así que, siento tremendamente que un talento para dibujar como el tuyo se vea “distorsionado” por un mensaje político que, sinceramente, con la que está cayendo, creo que para lo único que vale es para calentar y cabrear más al personal.

Gracias por leerlo y siento si te he ofendido, sólo estoy manifestando una opinión

Blocker
Lunes | 18/06/2012 | 10:19

Mas allá del debate de “si pasa algo” o “si no pasa”, me parece que alinearse con ideologías políticas (derecha o izquierda, da igual) es la ÚNICA forma de NO solucionar nada, ni a corto, ni a medio ni a largo plazo.

Si de algo peca España es de que la ideología política consiste en “soy de izquierdas y toda la derecha apesta” o “soy de derechas y los de izquierda no tienen ni idea de lo que hablan” como si de un Madrid – Barça se tratase. Y como si de un Madrid – Barça fuera, siempre ganan los mismo, PSOE-PP, quedándose con nuestro dinero, robándonos mientras nos dicen que es por nuestro bienestar. Uno tiene la fama de derrochador y otro de austero, pero ambos coinciden en tener una multitud de militantes adinerada en sus filas de forma poco ortodoxa.

Tal vez la solución no es esa “explosión de rabia y violencia”, sino el fin de nuestro pensamiento unineuronal. Por desgracia esto es aún mas utópico que una revolución que siente las bases de un nuevo modelo de gobierno.

Anamarek
Lunes | 18/06/2012 | 14:14

se me han puesto los pelos de punta al igual que cuando veo las fotos de los mineros. De emoción. A mí todavía me queda algo de miedo, hace meses ponía cara de horror ante la perspectiva de gente protestando violentamente, ahora, como ya he dicho antes, me emociono con las imágenes de los mineros.
Y sí, en algún momento esto va a petar. Y hay muchos analistas que llevan años diciendo que llevamos ya añitos en una guerra fría (y no tan fría) mundial.

Ahora mismo, de las cosas que más penita me dan sobre esto en españa es que estoy viendo cada día más cómo permanece la profunda separación y odio mutuo entre izquierdas y derechas, y como sigue habiendo gente de “derechas” que opina que la gente se queja por gusto… en fin, no voy a seguir por aquí, que estamos todos igual de quemados.

Lograi
Lunes | 18/06/2012 | 16:19

Aplausos y “sí a todo” varios.

Panov
Lunes | 18/06/2012 | 20:56

¡¡¡¡Hormigas he dicho!!!!

Elisabeth
Lunes | 18/06/2012 | 22:14

Está muy bien escribir desde el sofá de casa pregonando a los 4 vientos tu necesidad de que la gente haga algo, pero, hay mucho acomodado como tú, twitteando..escribiendo… lo que hay que hacer es escribir menos y hacer más, un ejemplo de ellos son nuestros mineros. Esta mañana escuché como el director de la razón estando de tertuliano los menospreciaba llamándoles poco menos que terroristas, ojalá fuéramos todos un poco más como estos terroristas en vez de tan acomodados..

Kereck
Martes | 19/06/2012 | 08:31

Aunque ya me he manifestado en contra de hablar de esto en este blog, me veo obligado a contestar al mensaje de lamari: las personas que os metisteis en una hipoteca por el 80% de un salario sois los causantes en gran medida de todo este marron.Gracias

Zelgadis1983
Martes | 19/06/2012 | 20:02

Hombre Kereck, los que concedieron los prestamos también tienen algo de culpa, ¿eh?. Los políticos que basaron el crecimiento del país en el ladrillo y crearon la burbuja inmobiliaria también, que además han ido desmantelando las empresas públicas que daban dinero al estado regalandoselas a amiguetes y que nos metieron en la locura del euro que estaba destinada a fracasar desde el principio. ¿Una moneda única sin una política fiscal común? ¿Que compita España al mismo nivel que Alemania? Que quieres que te diga, esto ha sido una bola enorme que se ha ido gestando poco a poco, tanto a nivel europeo,como americano (crisis hipotecas sub-prime,caída de Lehman Brothers y contagio), los políticos tienen mucha culpa,los banqueros y grandes empresarios también, los ciudadanos no son los únicos culpables,pero sí son los únicos que están recibiendo por todos lados. Pero vamos, me pregunto cuanta gente es la que ha vivido por encima de sus posibilidades,porque la mayoría de gente que yo conozco no ha cometido locuras en exceso. A lo mejor también habría que ver todo el dinero que las grandes fortunas defraudan a hacienda a través de las grandes fortunas o las sicav, nuestra culpa es permitirlo. Y creo que Mon y Mr.X hacen bien en tratar estos temas, bastante hemos estado callados durante todos estos años. Podemos enterrar la cabeza bajo tierra y hacer como que no pasa nada, pero el huracán nos acabará arrastrando igualmente.

RiderOfPhoenix
Jueves | 21/06/2012 | 19:55

Vaya. Es bonito ver que hay gente que piensa igual que uno.

Yo solo me pregunto, ¿cuánto falta para que esto empiece? Porque está claro que va a ocurrir. Espero que pronto.

Borja_lafuente
Sábado | 22/09/2012 | 01:48

chapeau!! Poco más que decir, increíble el Tocho…

Creo que tu proclama es una muestra cara de la situación que se vive en la sociedad. No es algo explícito, es una inquietud que todos notamos, como una dolorosa espinita que no creíamos posible arrancar. HASTA AHORA!!

Seguid así, mucho ánimo!