Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame Compartir en Tumblr


EL TOCHO
#238 – Betachesters
Viernes 13 de julio de 2012, 12:13

Aunque la tira de hoy puede hacer referencia a muchísimos FPS multijugador, tengo que deciros que he probado la beta de Counter-Strike: Global Offensive estas últimas semanas. Y está bien. No es la revolución del género, pero conserva todo lo bueno de sus predecesores con algún retoque interesante.

También conserva otras cosas de los anteriores, como una malsana concentración de cheaters por polígono cuadrado. Y es la beta. Es la puta beta hermanos.

El otro día os dediqué un Tocho® que personalmente podría calificar como reducido. Tenía un tema del que hablaros en la recámara, pero pensé que la mejor ocasión para desearles suerte a los futuros novios era con ese primer Tocho® después del mini-descanso que pueda estar tomándose El Caudillo de los Guiones Monroe. Por lo tanto hoy toca una parrafada en condiciones. Coged aire.

Seguramente muchos de vosotros tendréis algún ejemplo tan cercano como yo. Primos, sobrinos, los hijos de un amigo, el nieto del vecino… Críos a fin de cuentas. Esos menudos que están comprendidos entre digamos los seis y los diez años, por poner unos límites aproximados. Lo que quiero comentaros hoy es una relación entre niños y videojuegos. Una serie de preocupaciones que durante estos últimos meses me han dado mucho que pensar en relación a la educación de estos chavales, el uso de los videojuegos en sus tiernecillas mentes, y el tiempo que están expuestos a este entretenimiento.

Como he dicho, quizá os habréis visto en la situación más de una vez. Un familiar o conocido se pasa por vuestra casa y trae a un crío con él. Es evidente que el chaval no va a sentirse muy atraído por vuestra cháchara de adulto sobre temas que ni siquiera conoce. Sabiendo esto, lo más normal es que se intente entretenerlo de diferentes formas: Juguetes variados, televisión, películas… a menudo suele ser lo más recurrido. Pero entonces llega el día en que le enseñas (o alguien le enseña) la consola o incluso el PC.

Y ahí la jodiste.

En mi experiencia he concluído que cuando un niño comprendido entre estas edades descubre una videoconsola, el resto de juguetes o asuntos de entretenimiento caen en picado. Y es preocupante.

Muchos padres no llegan a comprender el magnetismo de los videojuegos. Pero simplemente déjame decirte, si pudieras elegir entre probar un Ferrari F430 o simplemente tener uno de estos, ¿con qué te quedarías? Supongo que con los críos es lo mismo. Una vez que se han “convertido” en un espadachín virtual, ya no tiene tanta gracia jugar con ese escudo y esa daga de madera ¿verdad? Y quien dice un espadachín dice un piloto de Fórmula 1, un cowboy o un robot gigante.

No me malinterpretéis, no estoy demonizando estas experiencias, simplemente creo que cuanto más variado sea el catálogo de entretenimiento de un niño, mejor para su futuro. Claro que puede utilizar la videoconsola, pero también quiero que el día de mañana mi hijo no descubra el gran porcentaje de las cosas a través de una pantalla.

En este primer punto parece que la culpa es de los enanos, pero hablemos de los padres y de otros adultos que intervienen en la jugada.

Tal y como os decía, seguro que os habréis encontrado con alguno de estos especímenes en vuestra casa. A mí me ha ocurrido en más de una ocasión y adoro verlos jugar con mis antiguos juguetes. Ver que la imaginación sigue intacta con el paso de las generaciones es una delicia e incluso te trae recuerdos de cuando aún eras un renacuajo como ellos. El problema viene con el síndrome de “Ponle la consola al chiquillo”.

Esto es algo que me drena la salud, el hecho de que un padre/madre o un familiar del chaval crea que la mejor solución para entretenerlo es ponerle la consola. Y cuando digo entretener es casi como un eufemismo, porque estos padres lo que quieren es desactivar totalmente a sus hijos. Tener la posibilidad de dejarlos ahí como un mueble mientras ellos mismos se dedican a otra cosa. Lo cual es terrible.

En mi caso particular odio tener que escuchar eso de “ponerle la consola” a un niño. Esta orden suele venir de un chamán superior de tu familia, que desconoce por completo el funcionamiento de tal aparato del demonio. Y peor aún, que desconoce el resultado de tal orden. Tienes mucha suerte si esa persona ha jugado un videojuego en su vida. Y tienes algo de suerte si al menos conoce algún videojuego de los últimos veinte años. El grueso de estas personas se basa en recuerdos difusos de su juventud en donde se aglutinan palabras o expresiones como matamarcianos, comecocos, tetris y Mario Bros. Y la imagen más vívida en sus mentes quizá sea una especie de batiburrillo de Space Invaders y el primer nivel del Super Mario Bros de NES. Ahí reside parte del problema hermanos, y es que las consolas y los videojuegos de hoy no son los de hace 20-30 años.

Curioso ¿verdad?

Ante tal dilema siempre me pregunto, ¿qué juego debería ponerle a este niño? ¿el de mutilar alienígenas? ¿el de aporrear negros con brotes virulentos? ¿en que curso les enseñan que los nazis son malos y se les puede disparar? Es un jodido problema, y lo siento, pero mi biblioteca de juegos no alberga tantos Viva Piñata como desearía un niño de 8 años. Todo se enreda aun más cuando el niño en cuestión te pide encarecidamente que le pongas un juego “de matar“. “De matar” motherfucker. Ahí descubres que algo raro está pasando amigo.

En mi eterna sabiduría lo mejor que puedo hacer es ponerle algún juego de coches. No es “de matar” ¿sabes? pero al menos no lo estoy conduciendo a una espiral de ultraviolencia. Conduciendo en… conduciendo literalmente… Bueno ya me entendéis.

En un principio me preocupa que el mayor deseo del niño sea probar el motor de colisiones conduciendo en dirección contraria y estampándose contra los otros coches a cientos de km/hora.

Pero haced memoria, seguro que muchos de vosotros habéis hecho cosas parecidas en una Atari, en una NES, o en una Mega Drive. La de horas que tengo pasado en Excite Bike tirando al resto de motoristas (el que haya jugado sabrá a lo que me refiero. lo hacías, yo lo hacía y todos lo hicimos alguna vez). El problema es que de aquella un coche o una moto eran cuatro píxeles mal juntados. Ahora el realismo es el que es, y dependiendo de que juego y de que acción, no creo que sea lo más adecuado para un niño.

Seré sincero con vosotros, pensé que Red Dead Redemption le gustaría. Pensé que a los niños les gustaba el Oeste, los Vaqueros, los Bandidos, los Sheriffs, luchar contra el crimen a lomos de un caballo, con un revólver… pero no pasaron más de cinco minutos y ya había descubierto que su pasatiempo preferido era disparar a todo bicho viviente. ¿Caballos? Bang ¿Pájaros? Bang ¿Ciervos? Bang ¿Personas? Bang bang.

El disco no duró demasiado en la consola, tranquilos. Pero ese poco tiempo o la experiencia con otros juegos hizo que me diese cuenta de más cosas todavía. Seguí con Prince of Persia (2008). La violencia es prácticamente nula, no hay forma de morir en el juego y a fin de cuentas es un plataformas bastante sencillo. Y le gustó. Sin embargo me di cuenta de otros motivos por los cuales estas consolas no son para estos niños.

Para empezar ni siquiera puede llegar a algunos botones del propio mando. Pulsar un gatillo y un botón del pad es un ejercicio casi imposible para esas manos diminutas. Lo mismo con cualquier otra combinación. Incluso la ergonomía del mando es impracticable para los chavales tan pequeños. Es pesado, grande y robusto. ¿Nadie pensó que era una señal clara y contundente de que estas putas consolas NO son para estos niños? Pero como yo, muchos estaréis confusos, puesto que la industria y los medios no dejan de vendernos las videoconsolas como el entretenimiento perfecto para un niño. Incluso los catálogos están bien poblados de juegos exclusivamente para críos. Un poco raro de cojones ¿Verdad?

Otro de los motivos que me llama la atención es la complicación de algunos juegos de hoy en día. Los juegos de antaño se basaban en 2D, dos ejes de movimiento, dos botones… la mecánica no podía ser muy profunda. Pero a día de hoy las posibilidades en muchos juegos son infinitas y el entorno es tan libre como la vida misma. Es en ese momento cuando los obstáculos se acumulan ante estos críos y empiezan los “¿Qué hago?” “¿Qué tengo que hacer?” “¿Cómo mato?”.

Os juro que jamás pensé que le encontraría una utilidad a un tutorial, pero desde hace un tiempo vi la luz. Pensé que esos tutoriales servirían para algo con estos chavales. Pero no. La mayoría de las veces porque simplemente no se paran a mirarlos, no los ven, no les interesan. Otras veces porque simplemente el niño NO sabe leer.

Dato importante. Si no sabe leer, ¿entonces para qué coño hacemos juegos infantiles en los que se incluyen tutoriales o simplemente texto? ¿Quizá es para ayudar a los padres que juegan con sus hijos? ¿Hay alguno en la sala? Creo que no. Y si lo hay, usted es mi puto ídolo. Usted es el ejemplo de que la vida y la raza humana pueden perdurar.

Creedme, suelo pasar la mayor parte del tiempo observando como juegan estos chavales, creo que es lo mejor que uno puede hacer en estos casos. Pero algo que despierta mi curiosidad, y esto quizá sea una experiencia personal, es el poco empeño que ponen algunos de estos niños en resolver los obstáculos del juego. El tiempo que transcurre entre que encuentran un impedimento y el momento en que piden ayuda tiende a cero con el paso de los años.

Quizá esté sacando de donde no hay, pero a mi entender esto puede ser una señal de la sobreprotección que impera hoy en día con los más pequeños. Quizá los estemos acostumbrando a un mundo en donde mamá o papá tienen que resolverlo todo rápidamente. En donde nada puede salir mal y en donde lo primero que enseñamos a estos menudos es a pedir ayuda.

Y eso es lo que hacen con los videojuegos. Pedir ayuda. Personalmente procuro guiarlos, intentar que resuelvan los problemas por su cuenta. Al fin y al cabo es como se aprende ¿no? Si cada vez que encuentra un salto demasiado grande en Super Mario Bros, tengo que coger el mando y saltárselo, ¿cuando aprenderá a hacerlo por su cuenta? Puede sonar todo lo banal del mundo, pero extrapoladlo a otras cosas en la vida. Si les atas los cordones todos los días, ¿cuando aprenderán a atárselos ellos solos?

La perseverancia, la superación, la voluntad de resolver estos problemas creo que cada vez va a menos. Y estamos hablando de los juegos de hoy, llenos de consejos, tutoriales, guías, puntos de guardado en cada esquina… y traducidos. Joder, recuerdo echar horas y horas y horas a Castlevania II: Simon’s Quest en mi vieja Nintendo. ¿En inglés? Aquello ni siquiera era inglés. La traducción era pésima, y comprender la progresión del juego así como los objetivos del jugador era imposible aun para un adulto.

Pero jugaba. Y aunque nunca conseguí terminarlo, sabía que al día siguiente volvería a empezar desde el principio e intentaría llegar más lejos todavía. A pesar de que no comprendía absolutamente nada.

Seguramente un adulto a mi lado me ayudaría a comprender mejor el juego. Quizá no a resolver todos mis problemas, pero sí a guiarme en el camino y también a decirme cuando el viaje termina por hoy. Y aunque no consiguiese ni comprender el juego ni guiarme, hey, al menos sentiría que una persona me acompaña en aras del triunfo. Como un ángel de la guarda.

Por eso animo a todos esos adultos a que jueguen con sus hijos y a que compartan sus aventuras. A mí también me gustaría que lo hiciesen en su momento.

Mr. X
COMENTAR

Nombre

Email

Web (opcional)
Mensaje

Mr. Y
Viernes | 13/07/2012 | 10:48

Wow que tocho… nunca me anime a comentar pero me gusto bastante el texto, tengo un familiar que es uno de esos niños probeta que dices que se crean cuando solo saben pedir ayuda… no come casi nada que no sean patatas fritas, huevos… tortilla. No sabe atarse los cordones. No puede quedar 5 minutos sin su madre… etc. casi 10 años.

Y sobre la tira, mola un montón, y estoy descargando la beta a ver cuanto cheatero anda suelto, y a ver si mi pobre maquina tira por esos graficos, que en el cs1.6 ya se quedan un poquito de mas desfasados, aunque siga siendo el rey.

Ender
Viernes | 13/07/2012 | 11:46

Creo que también hay que tener en cuenta que la mente de un niño no está tan desarrollada como la de una persona mayor (como la de la mayoría de los adultos, mas bien).

Marras
Viernes | 13/07/2012 | 12:42

Grande, Mr. X, ¡GRANDE! Creo que no hace falta que diga nada más, ni respecto al tocho ni respecto a la tira.

Morán
Viernes | 13/07/2012 | 13:07

Plas plas con las orejas de un niño que acabo de matar.

Y la tira guay también

raul_isl
Viernes | 13/07/2012 | 13:29

Hecho de menos un boton “enlaza a esta tira” o similar, para poder compartir la entradilla. Muy acertada.

Marja
Viernes | 13/07/2012 | 13:58

Que bueno, tio. Que bueno.
Es un tema el de los crios, ya te digo…

Oh. Muerte a los cheaters.

Mr. X
Viernes | 13/07/2012 | 14:01

@Marras @Morán @Marja Gracias chicos!

@raul_isl tienes los diferentes botones de tumblr, Facebook, Twitter y Menéame en la parte inferior derecha de la tira.

Y si quieres un enlace normal de la tira, aquí lo tienes: http://www.xdcomics.net/2012/07/238-betachesters/

;D

Ele
Viernes | 13/07/2012 | 14:03

Hombre, para conducirlo literalmente a una espiral de violencia lo propio sería jugar al Carmaggedom. *badumpst*
On the other hand, no me he visto en esa situación, ni como persona que deja jugar a otros ni como crío que coge los videojuegos a esas edades.
Los videojuegos han sido entretenimiento en mi casa desde que tengo cuatro años o así (qué tiempos con aquella NES pirata), y aun así mi infancia ha estado regada con cientos de entretenimientos de otro tipo.
So I really can’t relate to that.
Claro que también puede ser el factor de que siempre jugué con mi madre, así que en cierta parte era lo que comentas al final del tocho.

Doszak
Viernes | 13/07/2012 | 14:11

clapclapclap

Mi padre jugaba conmigo. Bueno, generalmente yo miraba y él jugaba, pero cuando jugaba yo solía estar conmigo. Y no dejó de hacerlo hasta que tuve 12 o 13 años y los juegos se hicieron demasiado complicados _para él_. Ahora juego yo y él mira.

Azote Bezerro
Viernes | 13/07/2012 | 14:15

Yo tengo dos cosas de esas de las que hablas: 49 años y un niño de 7. Y estoy de acuerdo con la base de todo lo que dices. Mi hijo tiene una DS, una PSP y la Wii. En realidad, la Wii la compré para mi , jejeje…, pero el crío creció y se la apropió, como debe de ser… ¿Y cómo nos planteamos mi mujer y yo el problema? El niño tiene un tiempo que medimos con un reloj con alarma, y sólo juega con una consola (no importa cual, sólo una) una vez al día. Y tiene totalmente prohibido sacarla de casa, salvo viaje largo (p.e. a casa de Monroe). El resto del tiempo como si se queda tirado en el suelo, mirando moscas, no hay más consola.
Pero hay algo en lo que creo que tu juventud te juega una mala pasada. Los niños SIEMPRE juegan a juegos violentos. Tú hablas de el realismo peligroso de los videojuegos modernos. Yo jugaba de pequeño directamente a matarnos, a pegarnos tiros y cortarnos las cabelleras. Sin sangre, de acuerdo, pero era lo más realista que puede ser una simulación. Y, en el colmo de la búsqueda de sensaciones fuertes, quedábamos los miembros de distintas pandillas para tirarnos piedras, verdaderas batallas de pedradas en directo. Y recuerdo más de una cabeza averiada. Yo no creo que el peligro sea el contenido de los juegos (salvo, claro está, imágenes demasiado explícitas o mensajes racistas y etc.), sino que el problema reside en la incomunicación. Hoy día, y esto lo he vivido en persona, se juntan ocho niños en cualquier circunstancia y, en media hora, son ocho consolas funcionando, sin interacción, sin hablar, sin compartir el momento. eso es lo que me entristece. Y tienes razón, los padres, mientras tanto, son felices porque sus niños están desconectados. Mi hijo se ha visto literalmente solo en muchas ocasiones de esas en las que se junta la familia y sus primos sacan las consolas. El no puede, porque no se la dejamos sacar de casa… Y YO HE TENIDO QUE ESCUCHAR QUE EL EQUIVOCADO ERA YO.
En fin… lo dejo ya, que sino puedo estar demasiado tiempo y os peto el servidor. Sólo quería dejar esa puntualización. Jugar si, incomunicarse no.

Mr. X
Viernes | 13/07/2012 | 14:41

@Azote Becerro Buen punto sin duda. La incomunicación se evidencia desde el momento en el que le hablas a un chaval que está jugando, y este no responde. Están absortos.

Sobre la violencia, no critico el hecho de que exista en los juegos. Como he dicho, tanto yo como mi hermano solíamos jugar a un montón de títulos violentos como Streets of Rage, por poner un ejemplo.

El caso es que la representación de la violencia cada vez es más cercana a la realidad y más cruda. Y no solo eso, lo más preocupante es que cada vez se descontextualiza más todavía. Una cosa es que yo aporree a un villano hasta dejarlo groggy. Es un villano, es el malo, está minimamente justificado…

Otra cosa son los juegos de hoy en día, donde se desdibuja cada vez más el bien y el mal. Por ejemplo matar inocentes es posible, e incluso a veces, no está castigado (o a veces se premia). Eso a mi parecer es peliagudo, si hablamos de niños. Está claro que el 99.9% de los adultos sabe donde está cada cosa.

Todos hemos jugado a indios y vaqueros, a matar marcianos, a cazar a drácula, pero es nuestra imaginación y solo nuestra imaginación. E incluso eso es bonito, porque se está desarrollando una parte de nosotros.

troper
Viernes | 13/07/2012 | 18:22

Acabas de soltar una verdad en el tocho tan grande y masiva que esta empezando a curvar el espacio-tiempo

El Poderoso Luia
Viernes | 13/07/2012 | 19:13

¿¡MR. X HACIENDO TIRAS ANTI VIDEOJUEGOS!? ¡Y EN SU SEGUNDA ACTUALIZACIÓN! ¡MONROE SE ESTARÁ REMOVIENDO EN SU TUMBA!

Coñas aparte, y a riesgo de ser linchado por fans, dibujantes ascendidos y comiqueros con inexplicable capacidad para casar a otros comiqueros, no coincido con casi nada de lo expuesto en el texto. A lo mejor soy yo que aprendí a leer antes que a gatear o algo, pero nunca se me presentó ese problema de no poder leer lo que estoy jugando. Para saber que puede jugar tu niño, está el sistema PEGI. Algo tan simplón y de violencia ridiculamente poco explicita como Pokémon puede tener entretenido a un crío sin peligros cientos de horas, darle algo que leer y de paso puede aprender hasta un poco de mates si profundiza en el tema.

En cuanto a la violencia, en eso es lo que más patinas a mi parecer. Acabarás como los telediarios en los que un niño con mil problemas psicológicos, bullying y una familia maltratadora hace una burrada y la culpa es del GTA. La persona que es violenta, lo será, y la que no lo es, no. Si no lo aprende por videojuegos, lo aprenderá por peliculas o en el instituto. La tele está llena de comedia, y es difícil encontrar a una familia que no vea los Simpsons. ¿Causa eso comedia en las calles?

El único punto con el que estoy de acuerdo totalmente es en lo poco recomendable que es que un padre compre una consola para lobotomizar a un niño, más que nada porque fue lo que me pasó a mí, con mis padres estudiando las oposiciones. No traeré pullas con mi familia aquí, simplemente es algo totalmente inconveniente y de lo que te acabas arrepintiendo. Yo mismo pienso casarme y tener hijos en cuanto tenga dinero para hacer ambas cosas en condiciones, y eso es una de las cosas que planeo evitar a toda costa. Pero se puede lobotomizar sin videojuegos perfectamente.

El Poderoso Luis
Viernes | 13/07/2012 | 19:14

jeje, tanto tocho tanto tocho y no escribo mi nombre en condiciones.

Personalmente culpo a la música metal.

Sebafu
Viernes | 13/07/2012 | 20:09

Buen Tocho:Circulo R Mayúscula.

Tienes razón en lo que dices, pero uno como padre siempre busca la forma de tener 10 a 20 minutos (o incluso mas) libres para poder hacer las cosas de padre que uno quiere hacer. (Ir al baño TRANQUILO, leer el periódico, COMER maldita sea.) Y con un niño cerca, no es fácil.

Entiendo que como tío, hermano mayor o sobrino mayor, puedas dar esa observación sobre lo malo es que es ponerle la consola alguien tan pequeño, pero distinto es con guitarra y están hechos para que los papas se diviertan en otras cosas mientras el hijo juega un rato. Los tiempos son algo importante, por ejemplo con mi hija de 3 años, JUGAMOS una media hora al DDR 5th Mix en mi antiguo PSone (pongo jugamos en mayúscula ya que yo juego y ella mas que nada mira como suben las flechas en distintas direcciones), no pasan mas allá de 15 minutos y ella ya esta jugando a otras cosas con su lote de juguetes.

Lo cual me pone feliz porque ella comprende que es mas divertido jugar con sus My Little Ponies, que estar siguiendo flechas inalcanzables para su corta edad y cortos dedos.

En el futuro (unos 5 a 7 años mas) veré si le interesara jugar al NinstationBox 3360W (que lo mas probable ,en esa cantidad de años, es que se junten las compañías) conmigo.

Mr. X
Viernes | 13/07/2012 | 20:16

Siento que muchos malinterpretéis el mensaje.

Creo que en vez de clarificar el Tocho® persona por persona lo que voy a pediros es que lo leáis otra vez. Lo puedo decir más alto pero no más claro.

Leerlo otra vez.

Mr. X
Viernes | 13/07/2012 | 20:18

@Sebafu y sí. Ser padre no es fácil. No quiero decir misa, simplemente hablo de lo deseable.

raul_isl
Viernes | 13/07/2012 | 20:19

@ Mr. X: Si si, el enlace lo encontre (tira patras, tira palante), pero queria compartirlo via foro y si me puedo ahorrar dos clics… Ya sabes como funciona internet.

Shinzo
Viernes | 13/07/2012 | 23:18

Mi sobrino nos pule a Skylanders. A su padre a mi. Sin saber leer. Skylanders is the shit nigga. Por otro lado, completamente de acuerdo Monsieur X. Que la mente de un chaval es platelina (plastilina? Nunca lo se)
a esas edades.

Fase Extra Tramposos de primer nivel
Sábado | 14/07/2012 | 00:03

[...] en | XD Comics Posts Relacionados :Adentrándose en el infiernoCon lo a gusto que estaba en casaNo hay [...]

L0B0
Sábado | 14/07/2012 | 05:20

Simplemente el tocho magnifico no creo que haya nada más que añadir. Yo aun soy muy joven aún ni siquiera alcance la mayoria de edad y llevo desde muy chico jugando a juegos antiguos entre mi padre y mi hermano los dos buenos jugones pues nos intentabamos ayudar entre otros pero un día aprendi que cuanto más te lo trabajes tu mejor ya que un día le pedi a mi padre que me encontrara la MO de corte para poder segir en pokemon azul que paso se lo di y al dia siguiente me lo devolvio con la liga pasada aprendi que si quieres conseguir algo hazlo por ti mismo por que si se lo dejas a alguien puede hacer más de lo que tu quieres.

Javi
Sábado | 14/07/2012 | 14:40

Joder X cómo molan tus dibujos. Siempre os comparan con Penny Arcade, como si fueran “los maestros”, pero en mi opinión (y sin desmerecear), el dibujo y los guiones de XD son mucho mejores. Saliéndome un poco del tema.

Volviendo a entrar. Entiendo que el Tocho® no va en plan “los niños juegan ‘Jeteá’ y al ‘Cunter’ y por eso son vagos y maleducados y violentos y gordos y se hacen pajas”. Creo que el símil más sencillo son las películas: uno no deja (no debería dejar) a su hijo de 10 años ver ‘Pulp Fiction’ porque no quiere que asuma que es algo normal mandar a unos negros empapados en crack a practicar el medievo con el culo de nadie; seguramente acabe viéndola algún día igualmente, pero más mayor, cuando tenga la capacidad de discernir qué está bien y qué está mal, y qué es realidad y qué es ficción. Como ha dicho alguien antes, existe PEGI, sí, pero creo que la mayoría de padres no lo tienen interiorizado.

En relación con eso, muy interesante lo que dices de la concepción que tienen muchos padres de los videojuegos. Como si por ser videojuegos tuvieran que ser aptos para niños. Y muy cierto lo de los controles, los tutoriales, etc. Nunca lo había pensado, pero es sorprendente lo poco adaptadas que están a veces las consolas o los juegos a los niños.

Y también lo de la sobreprotección de los niños. Esto es tremendo, y no es la primera vez que lo oigo/leo, en otros contextos. Y ahí estamos, con padres que se quejan a profesores porque suspenden a sus hijos (¡¿?!). Si me pongo a hablar de esto no acabo, así que mejor corto ya.

En resumen, tl; dr: buen comic, buen post, interesantes reflexiones.

Fosforo
Lunes | 16/07/2012 | 21:24

El otro día escribí un artículo después de rejugar entero el Wario Land 2 y me venía el mismo tema a la cabeza una y otra vez. Recuerdo haber jugado a ese juego cuando aún no existía aquello de la Game Boy Advance aquella, de modo que siendo del año 90, no sé cuantos años tendría. Me lo pasé dos veces. Esta vez, con 22 tacos, me he desesperado, he sentido tentaciones constantes de buscar guías y casi lo doy por perdido. Y es porque después de jugar a ciertos juegos (mis ejemplos son Assassins Creed y Fable) realmente estar más de media hora para pasarme un puto enemigo final me parece imposible. Y me imagino que a los chavales igual. Les estamos robando la capacidad de aguante a la frustración, en los colegios, bajando el nivel; en los juegos,…
Y sobre el resto también completamente de acuerdo. Me ha parecido un texto muy bonito. Yo con mis padres no, pero mi tío y mis primos más mayores sí que han jugado mucho conmigo a videojuegos en el ordenador y la Super Nintendo, y creo que aquello fue muy positivo. Nunca me censuraron ningún juego, ni los de lucha más sangrientos ni nada, pero por lo que sea, le cogí más el gusto a aquellos donde podía pasarmelo bien con la persona con la que jugaba en lugar de competir por arrancarle el corazón. Y eso fue muy estimulante.

PD: Los juegos de coche son el aburrimiento. No hace falta un Viva Piñata tampoco para divertir a un chaval. Pero sí, mucho mejor dale unos muñecos y que juegue sin necesitar la ayuda de nadie.

MarcosCueto
Miércoles | 18/07/2012 | 12:25

Vaya tocho de calidad y largo. Estoy muy sorprendido con tus tochos X, nunca imagine que se te diera tan bien esto. Respecto al tema que puedo decir, cada palabra una verdad como un templo. Creo que hay que enseñar a los chavales que la consola no debe ser un vicio y que hay otras cosas, pero que tampoco pasa nada por viciar de cuando en cuando unas cuantas horas. Y sobre todo que la consola puede ser una experiencia social, sin tener que irnos a las polleces tipo wii sports
Respecto a la inconsciencia de los padres, creo que a veces clama al cielo. Yo llegue a vivir la siguiente situación: Un colega y yo probando el dead space en el fnac mientras dos críos estaban mirándonos esperando su turno para jugar. Tengamos en cuenta que los dos críos debían tener once años más o menos.
Yo, como es lógico seguí a lo mio, es cosa de los padres. Sin embargo a cada horrible y sangriento ataque alien que sufriamos me preguntaba intrigado que hacían aquelloa dos chavalucos sin supervisión paterna contemplando esa orgía de vísceras y oscuridad. Cuando por fin aparece la madre los críos dicen que quieren quedarse a probarlo, y la respuesta de la madre me dejó flipado. Sólo le dijo a los críos que no tenían tiempo,.que tenían que hacer no se que ¡Y sin mirar lo más mínimo para la pantalla! ¡Señora, cojones, aparque un segundo sus jodidas compras y mire lo que esta viendo su hijo! La señora sólo le habría hecho falta detenerse medio minuto. En el otro extremo o la balanza tenemos al bueno de mi tío, poseedor de una X Box y X Box 360 y que concuerda con el arquetipo de “a ver que es este juego”, que describes en el tocho

Trigork
Jueves | 19/07/2012 | 16:24

El texto me ha parecido realmente emocionante.

Espero no olvidar estas cosas en el futuro. Completamente identificado contigo. Y eso que mis hermanos mayores si jugaron a ‘La super’ conmigo.

Lo del resto de juguetes cayendo en picado tras conseguir cuna consola? Puf, si yo te contase. Realmente es algo que me reconcome cuando lo pienso, aunque parezca una tonteria.

Dennis el Azul
Sábado | 21/07/2012 | 01:07

Mr.X, me quito el sombrero ante tu Tocho(R), te lo has currado y no te falta razón en lo que pones. Yo tengo una sobrina de cuatro años (este domingo hace cinco) y le gusta mucho jugar a la consola, aunque por lo raro que parezca yo llego a ser el primero que le dice “ya jugaste mucho a la consola”, y luego se pone a jugar con mis peluches.
Pero tienes mucha razón en lo de que los niños lo quieren todo hecho, a veces pienso que la Super Guide de Nintendo se creó para éso. Yo a la edad de mi sobrina llegaba lejos en el Super Mario Bros., pero ella no se aclara ni para superar un nivel de tutorial de un juego, en el que las instrucciones están mostradas con dibujos que se ven en el fondo que te indican los botones y el movimiento a realizar, sin falta de texto (mi sobrina aún no sabe leer, lo cual me preocupa para la edad que tiene, sobretodo porque mi hermana, su madre, es profesora de infantil), aunque le hace gracia cómo se comporta el personaje, pero eso de tener que sacarle las castañas no me gusta, quiero que aprenda, aunque sea experimentando con lo que no tiene que hacer en ese momento en el juego, pero que aprenda.
Y también están los casos cuando vas de visita a casa de familiares o amigos de la familia con un crío al que los padres dejan aparcado a base de consolas y el niño te está esperando con cara de angelito, aunque sea un demonio en el fondo, con la consola preparada para nada más llegar te diga “¿me lo pasas?”. Si son así para los videojuegos, que es algo que según ellos les gusta, no es difícil presuponer cómo serán sus resultados académicos cuando declaran repetidas veces que no les gusta estudiar.

p3ibol
Jueves | 26/07/2012 | 21:47

Bueno, yo empecé jugando “en serio” a los 7 años, ya que a mi hermano (que me saca 7 añazos) y a mí nos compraron la PS1 con el Final Fantasy VII.

Por un lado, sí que es cierto que le empecé a dedicar más tiempo a los videojuegos y menos a los juguetes de forma progresiva, pero eso no lo encuentro mal. El problema es que los videojuegos te quiten tiempo de jugar fuera, practicar deportes, hacer actividades extraescolares, tocar música, etc etc. Y es algo que no me ocurrió, por supuesto gracias a mis padres, y de verdad lo agradezco. No sé si para un chaval es mejor estar en casa jugando con juguetes o con videojuegos (yo creo que el hecho de jugar RPGs y otros juegos desde pequeño me han hecho tener una mente más analítica), pero lo que está claro es que es mejor estar jugando al aire libre