Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame Compartir en Tumblr


EL TOCHO
#239 – No hay vuelta atrás
Martes 17 de julio de 2012, 11:43

Una de las primeras entradas de nuestra sección Blog era un artículo sobre The Binding of Isaac. Y como podéis suponer, dicha sección está ahora mismo en stand-by.

A pesar de que Monroe realizó unos avances hercúleos en su última revisión, aun nos quedan un par de flecos. Que yo recuerde, la sidebar con algunos widgets y comprobar todo el tema de cabeceras rotativas. Nada importante a ojos de un no-encargado-de-la-sección-blog, así que lo más seguro es que a la vuelta de nuestro Family-man, el Blog se termine a corto plazo junto con la sección de streaming.

En vista de esos planes futuros, me veo en la obligación de diseccionar este The Binding of Isaac en el Tocho® de hoy.

Confieso que la primera vez que vi el juego no me llamó demasiado la atención. Aun así, sabía que Edmund McMillen estaba detrás de todo el asunto, y habiendo completado el gran Super Meat Boy, no pude evitar colocar a The Binding of Isaac en mi radar de juegos futuriblemente cojonudos. Esta práctica suele ocurrirme con bastantes desarrolladores indie. Por ejemplo 2DBoy ha sacado un teaser de su nuevo juego, y teniendo en cuenta que World of Goo me encantó, no puedo dejar de revisar cada cierto tiempo los avances en el trabajo de esta gente. Lo mismo me ocurrirá con Phil Fish después de FEZ, y lo mismo me está ocurriendo con Notch y sus nuevas ideas de…

Espera. No. Con Notch no. No sé por qué… Quizá porque sus nuevas ideas son una mierda.

En fin. Lo primero que vi de Isaac me pareció muy sencillo. El Zelda original me vino a la mente, e imagino que sería una de sus principales inspiraciones. Mazmorra, enemigos que spawnean, los eliminas vilmente y sigues avanzando recogiendo objetos que te ayuden en el camino. Al final de cada piso un Mini-Boss a batir y a continuación un proceso que se repite hasta que llegas al desenlace del juego. Pensé que la cosa no iría más lejos. Un Zelda contemporáneo. Y con contemporáneo me refiero a tripas, sangre, vísceras y mierda. Lo habitual. Casi.

Con esta idea el título original pasó sin pena ni gloria por mi mente, hasta que se lanzó la versión revisada y ampliada, The Binding of Isaac: Wrath of the Lamb. Aproveché para probarlo gracias a la recomendación de Álvaro (muchos lo conoceréis por Druida), que ya había jugado al original y me contó lo cojonuda que era la nueva versión.

La resumida y breve historia del juego trata de Isaac y su madre, que… bueno… mejor que lo veáis vosotros aquí, porque no tiene desperdicio. Os doy un ratico.

¿Ya? Seguimos entonces.

Aparecemos en la primera habitación con tres vidas, una bomba, cero llaves y cero monedas. Moverse y atacar puede hacerse solo con el teclado o con el teclado y el ratón. Por cierto, atacar. Tus ataques son tus propias lágrimas proyectadas como arma arrojadiza. Es lo que hay. No hay créditos ni continues. Tres corazones, ni más ni menos. Y si los pierdes, no te quedará más remedio que volver a empezar desde el primer nivel.

En un primer momento pensé “Ok. Este juego va a ser de dos intentos y adiós.” La idea de volver a empezar desde cero me parecía horrible. Cierto que antes muchos juegos eran así, pero a día de hoy no estamos muy acostumbrados a ello. Nunca imaginé que después de probarlo empezaría desde cero una, y otra, y otra, y otra vez.

La jugabilidad es bastante sencilla. El componente suerte juega un papel importante en el juego. Cada habitación tiene un diseño aleatorio (hay huecos, rocas, pinchos, mierdas…) En cada habitación hay un número aleatorio de puertas que dirijen a otros cuartos. Y en los cuartos se genera una serie de enemigos también de forma aleatoria. Una vez aparecen en la habitación, esta se sella y no se puede seguir avanzando hasta que se elimine a esos enemigos. Y así hasta encontrar la habitación donde se esconde el Mini-Boss de ese sótano. Una vez muerto, seguimos bajando pisos y vuelta al paso uno. Puede parecer un proceso rudimentario, pero dentro de ese proceso hay mil y un detalles que son los que enriquecen el juego.

Las bombas pueden servir para cargarse enemigos, pero también para abrir puertas secretas, destruir rocas u otros objetos. También obtienes monedas, que sirven para acceder a algunas habitaciones, obtener premios en las tragaperras, o comprar otros objetos. Y cuando hablo de los objetos, estoy citando casi la columna vertebral de todo el juego.

Existen infinidad de objetos. Podría llamarlos Power-Ups, pero sería muy amable. Hay una variedad pasmosa de ellos y pueden dividirse en varias categorías. Hay objetos de un uso, de varios usos, pasivos, activos… y lo mejor de todo es que tardarás horas y horas en saber qué hace cada objeto, puesto que el juego no informa de absolutamente nada. Para que os hagáis una idea en una de mis primeras partidas encontré un objeto con forma de pastilla (hay muchas diferentes). Me quedaba un corazón y decidí que lo mejor era probar ese objeto, algo bueno traería consigo ¿no?. Ahá. Me quita un corazón. He muerto. Genial. Vuelta a empezar.

Recuperar vida, quitar vida, añadir corazones, incrementar tu rango de disparo, o que en vez de lágrimas salga ácido por los ojos de Isaac, o bombas, ¡o rayos láser!

Son casi 200 ítems los que se reúnen en el juego, cada uno con su particular uso y efecto. Sabiendo esto, puedes imaginarte que cada partida será diferente. Por eso no te molestará volver a empezar desde cero. Porque cada intento es único.

Y al margen de todo esto, nos queda lo mejor, el estilo del juego. El aspecto de toda esta historia. Porque cuando hablamos de enemigos, de habitaciones, de objetos… nos imaginamos lo clásico: ¿Ratas? ¿Trolls? ¿Zombies? Naaada de eso. Este juego es único en su especie. Y quién mejor para explicarlo que su propio creador:

“Hay temas recurrentes en mi trabajo, y generalmente son cosas que creo raro que la gente considere desagradables. Suelo centrarme en las etapas fetales del nacimiento, la vida y la muerte, pero generalmente el nacimiento, el proceso de desarrollo, la muerte y la decadencia. Esas son las cosas misteriosas. Tripas. Lo que hay dentro. Esa clase de cosas. Religión, sexualidad y… genitales.

La gente se pregunta por qué hay tanta violencia en mi trabajo. Crecí con la imagen de un hombre ensangrentado y moribundo que sufre por todos, un martir, y que es la idea de auto sacrificio. Tu Dios exaltado, tu Dios, se hace trizas el cuerpo por el bien del mundo. La violencia se hace sagrada. Y de muchas maneras, en la Biblia y el Catolicismo, la violencia y el gore se consideran sagrados. Bebes la sangre de Cristo, te comes su carne.”

Esto es The Binding of Isaac amigos. No hay orcos, lo que hay son muñones llenos de moscas que reptan entre balbuceos. Los escenarios no están llenos de arbustos o charquitos (quizá de sangre), están llenos de mierda. Sí sí amigos. Mierda literalmente. Zurullos como elemento decorativo. Y los objetos… en fin. En 198 objetos esperarías al menos algo típico. ¿Una espada? ¿Un escudo? Naaah: Una compresa, una Game Boy, un Pony, Comida para Perros, Células Madre, un Cordón Umbilical, El Santo Grial, un Pájaro Muerto, un Sujetador o un Cáncer (en serio) son algunos ejemplos.

Algo a destacar es que la mayoría de los objetos, aparte de tener un efecto en la jugabilidad, también lo tienen en el aspecto de Isaac. De este modo podéis empezar la partida con un Isaac normal y poco a poco convertirlo en un batiburrillo de elementos que se agregan a su apariencia. Tener tres ojos, uno de ellos biónico, estigmas por todo el cuerpo, un feto acoplado a vuestro cráneo y un hábito de monja puede ser un escenario muy posible al cabo de diez minutos.

En general The Binding of Isaac está rodeado por un aura oscura que contrasta con lo adorable de su aspecto gráfico. Quizá si la propuesta de McMillen fuese más “sosa” o “mainstream” no hablaríamos de un encanto particular. Pero lo tiene, y probablemente sea uno de los elementos que más se disfruten a la hora de jugarlo. Jamás pensé que dedicaría más de dos o tres horas a este juego, pero puedo deciros que hasta ahora llevo más de diez y no he completado la mayor parte del contenido. Personajes ocultos, diversos finales, modos alternativos… esta gente se ha preocupado de alargar la vida del juego, lo cual es de agradecer.

Quizá no sea ese juego para toda la familia, ni siquiera para que tu propio hermano te vea jugar. Es raro y confuso a primera vista, pero creedme, una vez que se juega no hay vuelta atrás. No puedo aseguraros que le vayáis a dedicar meses, pero estoy convencido de que os enganchará un par de horas como mínimo. Y lo mejor es que puedes pasarte una tarde jugando, pero también puede ser ese juego con el que matar el tiempo antes de coger el autobús.

Tenéis una oportunidad de oro con las rebajas de Steam, puesto que el juego original está a 2.50€ y la expansión a 1.00€. Es el precio que pagarías por este pomo. Pomo. POMO. Que se os ve venir.

Y si por algún motivo le echáis el ojo al pack de ambos juegos, solo fijaros en una cosa importante.

Exacto, os quieren timar unos centavos valiosos con los que comprar… por ejemplo esto. ¡Gracias a Breixo por el apunte!

Dejando el tema anterior y para terminar, dos noticias breves. Creo que muchos no sabréis los planes que tenía para el futuro curso académico. No me malinterpretéis, mi mayor objetivo ahora es encontrar un trabajo (HA!), pero ya sabéis como están las cosas. Por eso creo que lo mejor por el momento es que siga formándome mientras busco oportunidades. El pasado mes de Junio pedí plaza para algunos ciclos, como el de Fotografía o el de Ilustración.

Desafortunadamente hoy he revisado las listas de admisión y no tengo muchas posibilidades de entrar tanto en uno como en el otro. Las listas de espera son bastante desalentadoras, y salvo milagro, me quedaré probablemente sin ambas salidas. Visto lo visto, mi futuro es una incógnita (que ironía) y solo espero tener alguna novedad en las próximas semanas.

Cambiando de tema, la acogida de la pasada tira y Tocho® ha superado ampliamente mis expectativas. Me alegra saber que de vez en cuando XDComics sigue abriendo temas de debate y toca la fibra sensible de sus lectores. Por otra parte solo puedo agradeceros el apoyo y el ánimo de vuestros comentarios. Que un lector (por enésima vez) nos compare en lo más mínimo con estos dos Dioses del webcómic no hace más que llenarnos de optimismo.

Sin más que deciros me despido hasta el Viernes.

Au.

Mr. X
COMENTAR

Nombre

Email

Web (opcional)
Mensaje

Elfangor
Martes | 17/07/2012 | 10:30

Joder si engancha el puto juego. Y el pobre Isaac, que siempre acaba transformado en cosas horrendas xDDDD

Greta malvada mola *_*

Andrestargaryen
Martes | 17/07/2012 | 11:35

Genial tocho!
Por si te sirve de ayuda (y sobre todo para evitar muertes) http://bindingofisaac.wikia.com/wiki/Items

Farinha
Martes | 17/07/2012 | 16:13

Te has olvidado de mencionar una cosa del Binding of Isaac: es frustrante. TERRIBLEMENTE frustrante. Cada vez que me matan acabo con menos ganas de seguir jugando, y aún así no puedo parar. Es un ojo en la teta.

Valerian32
Martes | 17/07/2012 | 18:31

Pues para las siguientes rebajas de steam/humble bundle me lo pillo ^^

Enoch
Martes | 17/07/2012 | 22:34

Y todavía estuvo a poco más de un euro hace unos días…
10 horas dice… yo llevo casi 20 y sólo me lo he pasado una vez!

MarcosCueto
Miércoles | 18/07/2012 | 13:02

¡Hombre! ¡Otro intentando entrar en un ciclo de imágen! ¡Malditas listas que largan son! Me pregunto porque no sacan más plazas si hay tanta gente que quiere entrar. Yo estoy intentandolo en Asturias y esta jodido. En fín, suerte X, de nuevo el tocho cojonudo, ya tengo ganas de que llegue el Viernes

Makk
Miércoles | 18/07/2012 | 18:40

Yo probé un rato el super meat boy y no me llamó mucho la atención, le daré otra oportunidad a ver.

Otro que está de oferta en steam es el Limbo, otro juego de estos que se hacen con 4 duros, cuestan 2 duros y resultan ser juegazos.

Garrax
Jueves | 19/07/2012 | 01:36

No lo habia visto, pues lo tendre que probar cuando tenga chance

Draug
Jueves | 19/07/2012 | 10:41

Greta está sufriendo una ósmosis monroeiana, si no, no se explica semejante cambio en la tercera viñeta. xD

Lo que me gusta es cómo el creador del juego habla del gore de la Biblia. Y es que es verdad, leches, la Biblia tiene unas cosas que… En fin, que hacen que Binding of Isaac tenga más lógica que nunca. :P

¡Y ánimo con tu futuro!, X

Arael
Jueves | 19/07/2012 | 22:04

Yo tambien lo empecé así, como quien no quiere la cosa. Me lo pillé en un Humble Bumble y… ya llevo 209 horas* de juego xDDDD

*= Sí, doscientas nueve. Más que mucha gente al FF7 xDDD

Mr. X
Jueves | 19/07/2012 | 23:39

Doscientas. Nueve. Horas.

O-O

Dennis el Azul
Martes | 31/07/2012 | 13:16

Sinceramente, el creador de “The Binding of Isaac” dando esa explicación me parece un… tonto. Creo que no entiende de lo que habla.