Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame Compartir en Tumblr


EL TOCHO
#251 – Onlive
Martes 28 de agosto de 2012, 10:07

Recuerdo la primera vez que vi un teléfono móvil. El Señor Anteriormente Conocido Como Mi Padre lo trajo en uno de sus viajes. No recuerdo el modelo, pero recuerdo perfectamente que era más grande que mis dos manitas extendidas. Mi primer móvil, por otro lado, era muchísimo más pequeño, y sí que recuerdo el modelo exacto. Es curioso pensar que, por ejemplo, Trigork, mi persona favorita como referencia de lo viejo que soy,probablemente no había hecho la comunión cuando yo hice mi primera llamada con aquel ladrillo.

Porque era un ladrillo y lo sabéis. Aquel cacharro resistió algunos golpes que habrían hecho que hombres muy duros cantasen todo lo que saben.

También recuerdo la primera vez que vi un iPhone y me pregunté para qué diablos querría nadie un teléfono tan grande o un ordenador tan pequeño, pregunta que a día de hoy sigo sin haberme respondido satisfactoriamente a mi mismo.

Pero es el futuro, ¡es el futuro! ¿Por qué odias el futuro, Monroe? La realidad aumentada es el futuro, y no importa que para apuntar al Burguer King con el móvil y ver que sólo tiene dos de cinco estrellas tengas que estar medio minuto parado delante, pero no muy cerca que no hay cobertura GPS, ni que así la batería te dure un total de ocho minutos. La distribución de pelis online es el futuro, a pesar de que en España tengamos cuatro páginas y todas salgan más caras que el videoclub. El aprendizaje asistido electrónicamente es el futuro, a pesar de que no exista formación al profesorado español sobre cómo usar esos flamantes ordenadores y esa pizarra digital más como herramienta que como fin. Los webcómics son el futuro, a pesar de que nosotros. El juego en la nube es… bueno, ya pilláis la idea.

Es bien cierto, mis queridos compatriotas, que vivimos en el África tecnológica, pero Onlive no era precisamente un servicio pensado para nosotros, sino para países que tienen lujos como oh espera no sé un ancho de banda decente a precio doméstico. Su inminente y probable caída es tan solo un testamento mudo y atónito del peligro inherente a un exceso de entusiasmo muy natural del sector tecnológico emprendedor del siglo XXI.

No puedo explicar este fenómeno mejor de lo que Alfredo de Hoces lo hizo en Memorias de un Ingeniero, del mismo modo que no puedo explicar ninguna otra jodida cosa mejor que este tipo. Hablo de memoria, y mi memoria respecto a esa obra es inusualmente exacta, pero creo aquello a lo que me refiero está en el capítulo “Workflow de una tormenta de mierda”. De modo que leedlo.

Oh, ¿no lo conocéis? Pues estáis de puta suerte. Alfredo, más conocido como fuckowski para aquellos que le descubrimos gracias a aquel inolvidable alter ego, está intentando sacar adelante una campaña de crowdsourcing para la edición de su última obra, Tren a la Estación Perdida. Podría pasarme toda la tarde redactando un Tocho ® exponencialmente más largo que este hablando de cuánto puro placer por euro (pp/€) sacaríais si os animáseis a colaborar con la campaña en los niveles de 25 o 30 euros, y aun así no lo asumiríais adecuadamente, de modo que permitidme utilizar una referencia que conocéis; a mí mismo.

Probablemente nunca me habría atrevido a escribir en público y hoy no estaría intentando escribir una novela si no fuera por Memorias de un Ingeniero.  Podría contar a Fuckowski entre mis principales influencias, junto a Gibson, Rothfuss o Tolkien, si bien por razones diferentes. Os lo debéis a vosotros mismos.

“¡Pero el crowdsourcing es el futuro!”, diréis.

Ya. Sois así de cabrones.

Monroe
COMENTAR

Nombre

Email

Web (opcional)
Mensaje

Trigork
Martes | 28/08/2012 | 08:28

Onlive prometia, les di mucho la brasa a mis colegas con onlive. Y los del centro de coruña, con fibra optica, pudieron decirme que aquello podia ser MUY grande. Pena que yo, en el centro de uno de los municipios no urbanos más ricos de España, no disponga mas que de 3 miseros megas a precio de puto oro.

En otro orden de cosas:
Soy un referente!

Y no, no he hecho la comunión.

Valerian
Martes | 28/08/2012 | 09:43

Me siento sanamente manipulado.

Fíjate que había oído lo de Fuckowski (cuando descubrí el blog de wardog) pero nunca había pensado en que ese hombre había escrito libros… que acabo de comprar xD

RiderOfPhoenix
Martes | 28/08/2012 | 10:07

Pues yo sinceramente el futuro lo quiero distinto. Un futuro donde las baterías de los aparatos te duren como mínimo un día entero sí o también. Donde internet sea cosa de los ordenadores y no de pantallas en las cuales no puedes ver nada y escribir es imposible. Un futuro en el cual los cachivaches electrónicos no se casquen porque ha soplado una brisa un poco fuerte sobre ellos.

Dicho de otra manera, en lo que respecta a móviles quiero volver al pasado. Ah, mi Nokia 3330. Tú eras todo lo que un hombre necesitaba en un móvil: algo que llama, manda mensajes y rompe el desafortunado suelo sobre el que decidieses caer. Y con el juego de la serpiente de premio, en el cual me pasé horas y horas muertas.

En cuanto al crowdsourcing, me pasa lo mismo que me pasa con Paypal, eBay y otras formas de pago por internet, y es que no soy capaz de decidirme a hacerlo por aquello de que dar datos en internet y sobre todo el dinero es algo que me parece arriesgado. Sí, es un miedo probablemente estúpido, dado que es mucho más seguro ahora que lo que era antes, pero que todavía me cuesta superar. Siempre puedo difundir la palabra para apoyar el proyecto, eso sí, y si veo las Memorias de un Ingeniero en alguna librería pensaré en adquirirlo para mi colección.

Garrax
Miércoles | 29/08/2012 | 19:19

¡Pero el crowdsourcing es el futuro!

XD

Draug
Miércoles | 29/08/2012 | 21:24

Y aún se sigue diciendo que los webcómics son el futuro. Me imagino que será un futuro lejano, visto el panorama…

Y como ingeniero, me avergüenzo de NO haber leído aún a Fuckowski. ;_; Sobre el crowdfunding, me atrevo a decir, prefiero ir con cautela. Hay tantos colegas ahí fuera que quieren dineros que… en fin, hay que ir con pies de plomo, porque a saber qué pasará (aunque dicen que si no se cumple el mínimo, no pagas).

MemPrices
Martes | 16/10/2012 | 21:32

Yo no sé qué edad tendrás tú, Monroe, pero recuerdo que mi primer móvil fue el Motorola ese que tenía la melodía del Titanic (O parecida). Con tapa. Y después tuve el Alcatel anterior a ese que enseñas como el primero tuyo. Después tuve ese mismo Alcatel, después un Siemens S25… Y etcétera, etcétera… Vamos, que yo no tengo ni 30 aún y no estoy casado. Quizás cansado, pero ese ya es otro tema. Pero sí que me he visto obligado a emigrar para vivir…

Ah, y aquí en Inglaterra tienes internet más o menos decente a precio razonable. Por poner un ejemplo, HSDPA a 15 libras (unos 17euros) all-can-you-eat (ilimitado, vamos) a una buena calidad de descarga y subida. Si tienes buena cobertura llegas fácilmente hasta el Megabyte por segundo.

¡Saludos!